9 de marzo de 2016

Convolvulaceae: Convolvulus lanuginosus

Convolvulus lanuginosus
Desr. in Lam. (1792)



Sinónimos
Convolvulus argenteus Pourr. (1798)
Convolvulus capitatus Cav. (1793)
Convolvulus lanuginosus subsp sericeus (Boiss.) Rivas Goday & Rivas Mart. (1968)
Convolvulus lanuginosus var sericeus (Boiss.) Willk. (1870)
Convolvulus lanuginosus var villosus (Boiss.) Sa’ad (1967)
Convolvulus linearis DC. in Lam. & DC. (1815)
Convolvulus linearis var sericeus (Boiss.) Pau (1924)
Convolvulus saxatilis Vahl (1794)

Nombres vernáculos
(cast.) Campanilla lanuda; Campanilla plateada
(cat.) Campanera cabdellada; Campanera llanuda; Corretjola cabdellada
(fr.) Liseron duveteux; Liseron laineux

Familia
CONVOLVULACEAE – Convolvuláceas


Color de la flor: Blanquecina o rosada con los nervios rosáceos.
Floración: Febrero a Octubre.
Ecología: Se cría en los pastizales que se forman en los claros del pinar, entre el coscojar, en los lentiscares, romerales y espartizales. En muchas ocasiones se comporta como subrupícola apareciendo en las fisuras de las rocas y en los pedregales y canchales. Se desarrolla sobre substratos calizos y dolomíticos (raramente sobre serpentinas). Crece en lugares no excesivamente fríos, soleados y secos; con suelos pedregosos o de textura arcillosa, pobres en materia orgánica, no tolera la sal.
Rango altitudinal: 50 – 2.150 m.
Distribución: Mediterránea W. Se encuentra dispersa por el S de Francia, el tercio E y S de la Península Ibérica y Marruecos.



Variabilidad: Algunos autores distinguen una variedad “sericeus” (Convolvulus lanuginosus var sericeus (Boiss.) Willk. In Willk. & Lange (1870) [=Convolvulus saxatilis var sericeus Boiss. (1841)]), en base al predominio de pelos pegados al tallo y las hojas (=pelos adpresos). Carácter que en realidad parece carecer de importancia taxonómica.
Usos medicinales: Algunas especies de este género se han utilizado en la farmacopea popular como purgantes, febrífugas, antitinflamatorias, antihemorrágicas y laxantes (principalmente Convolvulus arvensis). Por su contenido en saponósidos y flavonoides, junto a pequeñas cantidades de alcaloides (cuscohigrina), las hacen ligeramente tóxicas.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada